El crowdfunding para la financiación de empresas y starts up

Cómo usar el crowdfunding para la financiación de empresas y starts up en el mundo de los emprendedores.

crowdfunding y starts upEmprendedor, en la mayoría de las ocasiones, es sinónimo de tener grandes ideas, pero poca financiación y poco acceso a la misma, es por esto que por desgracia, muchas buenas ideas mueren o se marchitan, como cuando nos regalan flores y solo las ponemos en agua. A lo largo de este vuestro blog, ya os hemos contado multitud de formas que el crowdfunding tiene para ayudar a diferentes causas y colectivos, desde su lado más social y humanitario; hasta su lado más económico, lucrativo y empresarial, pasando por su lado tecnológico y científico.

Hoy queremos traeros de nuevo su parte más empresarial y económica. Ya hemos hablado aquí de lo que son las starts up, empresas diminutas, prácticamente formadas solo por equipo humano, con escasos medios materiales y económicos, que están comenzando su andadura, pero con grandes dosis de ilusión, ideas y proyección. Las starts up se enfrentan fundamentalmente al problema de la financiación, muchas de ellas se marchitan y mueren antes de dar el gran salto por culpa de este problema, y es por esta, entre otras razones, por lo que surgió el crowdfunding en España y en otros países. ¿Sabéis cuánto dinero puede mover este tipo de crowdfunding? ¡Socializad y sabedlo!

[sociallocker]En este sentido, en el Reino Unido, tenemos plataformas de crowdfunding que ya mueven cerca de 1,5 millones de libras, que serían equivalentes a 1,7 millones de euros, y estamos hablando únicamente de plataformas dedicadas al crowdfunding aplicado a la financiación de empresas y starts up, no estamos contando otro tipo de plataformas de otros tipos de crowdfunding, ni contamos plataformas como nosotros mismos, cooperativos, que damos cabida a todo tipo de proyectos.[/sociallocker]

Tanto cooperativos como las plataformas de crowdfunding especializadas en la financiación de empresas y starts up, cumpliendo determinados requisitos, pueden llegar a pasar los filtros necesarios para convertirse en intermediarias y que cualquier inversor particular pueda participar de una gran empresa a través del crowdfunding. El crowdfunding de financiación, del que ya hemos hablado por aquí, no es ni de lejos el crowdfunding que más dinero mueve, pero si es, de largo, el que mayor crecimiento está experimentando últimamente, sin ir más lejos, el pasado año, este crecimiento fue del 300%; esto está generando enormes expectativas en torno a este tipo de crowdfunding.

La cuestión espinosa está en que la mayor parte de las legislaciones de la mayoría de países del mundo no está adaptada para la inversión en empresas a través de microparticipaciones por parte de particulares, y pocos países están adaptando su legislación a esta cuestión, no obstante, es entendible, ya que es un proceso relativamente complejo que lleva su tiempo. En España ya hay iniciativas por parte de la plataforma web change.org, para recoger firmas con las que pedir al Gobierno que regularice el uso del crowdfunding. En Estados Unidos, hace algo más de un año, se aprobó la jobs act, una serie de medidas que, entre otras cosas, trata esta cuestión de la financiación de empresas a través del crowdfunding y que, a día de hoy, se encuentra paralizada por la Comisión de Valores y Bolsa de aquel país, lo que ha provocado gran polémica allí.

Esperemos que muy pronto se regularice esta situación en España y otros países para poder llevar a cabo este tipo de crowdfunding que beneficia tanto a empresas ya formadas y grandes, como a las pequeñas starts up y a los particulares, que pueden invertir sin asumir grandes riesgos, en una gran empresa segura, o en pequeños proyectos que les parecen interesantes.

Ir a la barra de herramientas